Las sociedades calificadas como usuarios industriales de bienes y de servicios, deberán instalarse exclusivamente en el área declarada como zona franca y podrán obtener simultáneamente las dos calidades. En este sentido, no resulta posible desarrollar actividades por fuera de la zona franca a través de agencias, sucursales o cualquier otro tipo de estructuración societaria.